viernes, 13 de febrero de 2009

El curioso caso de los casos curiosos


El curioso caso de Chantalle Steadman, una niña británica que dio a luz a sus quince años, no tiene nada de curioso, y menos comparado con el curioso caso de Alfie Patten, el niño de trece años que la dejó embarazada convirtiéndose en uno de los padres mas precoses de la historia. Pero el curioso caso de Alfie Patten tampoco tiene nada de curioso comparado con el curioso caso de otro padre, en Bélgica, que tiene la misma edad pero que embarazó a una niña de solo diez años. Asimismo todos estos curiosos casos no tendrían nada de curioso comparados con el curioso caso de Benjamin Button, si no fuera porque Benjamin Button es un personaje de ficción basado en un relato escrito en los años veinte por Scott Fitzgerald. Las noticias las leí en el diario digital Infobae.com, en el también digital Latino-Blog.com y en el 20 Minutos digital respectivamente. Yo misma di a luz a los dieciocho años y en aquel entonces todavía era bastante curioso. Y después dicen que las mujeres somos curiosas. Mariana Hernández Larguía

Padre a los 13 años
Su novia tiene apenas 15 años. Hace cuatro días tuvieron un bebé de 3,5 kilos. Nunca consideraron la idea de interrumpir el embarazo. "Pensé que sería bueno tener un bebé", dijo el niño británico

Chantelle Steadman, de 15 años, dio a luz a una niña hace cuatro días, informó el diario británico The Sun. Alfie Patten es el padre. Tiene 13 años y aparenta menos. Los jóvenes nunca se plantearon interrumpir el embarazo. "Pensé que sería bueno tener un bebé", dijo Alfie. Aún no saben cómo afrontarán económicamente el mantenimiento del bebé, ya que ninguna de sus familias disfruta de una buena posición económica: "Yo no tengo dinero. Mi padre a veces me da 10 libras", explicó. Chantelle y Alfie se enteraron del embarazo a las doce semanas de gestación. Pero decidieron mantenerlo en secreto hasta seis semanas más tarde, cuando la madre de Chantelle, comenzó a sospechar debido a su aumento de peso. Ambos son apoyados por sus padres. "Quieren ser buenos padres”, dijo la madre de Chantelle “Sabemos que hemos cometido un error, pero ahora mismo no los cambiaría por nada del mundo. Seremos unos buenos padres", aseguró el niño.

Niña de 10 años da a luz a bebé en Bélgica

El padre tiene 13 años; la pequeña ignoraba que estaba embarazadaUna menor de 10 años llegó a una visita médica por un dolor abdominal y en la revisión el doctor descubrió que la niña se encontraba embarazada y a punto de dar a luz. El padre de la criatura tiene 13 años.
El suceso ocurrió el pasado 28 de septiembre en Bélgica en la comunidad de Cherloi. De acuerdo al portal Expatica, la madre de la niña de 10 años notó que su hija incrementaba peso y decidió ponerla a dieta, pero no resultó.
De acuerdo a Robert Chef, doctor que atendió el parto, éste fue delicado y por la edad de la niña, no fue ingresada a la sala de maternidad normal, sino atendida en una cama de cuidados infantiles.
El padre, de apenas 13 años, visitó a la joven madre en el nosocomio y destacó que se trata de un compañero de clases de la niña.

El curioso caso de Benjamin Button

Sinopsis
Benjamin Button nace una noche de 1918 con el aspecto de una persona de ochenta años. Su madre muere en el parto y su padre, horrorizado, decide abandonarle en un asilo de ancianos. Allí, Benjamin recibe una educación en compañía de los más mayores, pero también conoce a Daisy, una niña que sabrá apreciar en él algo diferente. Los años pasan y Benjamin va rejuveneciendo poco a poco, viendo desfilar en su vida la alegría, la tristeza y el amor, un gran amor capaz de perdurar más allá del tiempo.
Es la película con más nominaciones en la próxima edición de los Oscar, nada menos que 13, y no es de extrañar si tenemos en cuenta que aúna esfuerzos técnicos y sensibilidad argumental. "El curioso caso de Benjamin Button" es la adaptación al cine de un relato escrito en los años 20 por F. Scott Fitzgerald, e inspirado en una famosa cita de Mark Twain según la cual nuestra visa sería más alegre si naciéramos con 80 años y fuéramos rejuveneciendo. El proyecto ha estado rondando a varios cineastas, pero el elegido ha sido David Fincher, responsable de títulos como "Seven", "The Game" o "El club de la lucha". La fantasía, el romance y el drama son los ingredientes por los que apuesta el director, sin olvidar que está contando la historia normal de un hombre no tan normal.
Para el papel principal, Fincher pensó en su actor fetiche, Brad Pitt. El protagonista de la saga "Ocean's" está nominado por segunda vez al Oscar por su compleja interpretación de Benjamin Button (la primera fue en 1995 por su trabajo secundario en "Doce monos"). Su gran amor en la pantalla tiene el rostro de Cate Blanchett, a la que vimos como malvada en "Indiana Jones y el Reino de la Calavera de Cristal". El reparto, de auténtico lujo, incluye a Tilda Swinton (Quemar después de leer), Jason Flemyng (Stardust) y Julia Ormond (Che, el argentino).
Crítica
"El curioso caso de Benjamin Button" era, hace apenas unos años, una película utópica, o directamente imposible. Por eso su trabajadísima materialización exhala el aroma mágico del cine-entelequia. De esas ficciones que nuestra imaginación no acierta a imaginar y que los sentidos, los cinco, o casi, desentrañan desde la estupefacción ante lo nuevo. La última propuesta de Fincher es una película milagro, cine en estado puro, que funciona a modo de set de muñecas rusas. Una fantasía épica insólita que no se cansa de deparar sorpresas, que se adentra en el abismo de lo desconocido arrastrando al espectador hacia una sesión de ilusionismo fílmico que se sabe única, y que aunque guiñe el ojo a los hiperbólicos universos mágicos de Tim Burton, circula por caminos intransitados deparando el efecto hechizo del cine en gran formato de los viejos tiempos, cuando la imagen cinematográfica encerraba aún la pureza ingenua de un arte-espectáculo todo por descubrir.
"El curioso caso de Benjamin Button" nos reconcilia con el cine primitivo porque sus imágenes condensan el extraordinario poder evocador de un arte capaz de caminar siempre dos pasos por delante de las expectativas del público. Descubrirla es en sí, más allá de las virtudes de la historia y de la puesta en escena, una experiencia única por la apabullante fuerza simbólica de la fábula, por la energía arrebatadora de su añejo sabor a cine viejo que a la vez es intensamente nuevo. Ha costado un riñón, y el acabado final debe mucho a maquilladores, técnicos de efectos especiales y director de fotografía, pero el mago de la varita es Fincher, en el cenit de su madurez como artista, redondeando un ciclo de renovación del lenguaje de la gran superproducción estadounidense, que alcanza en el talante ensoñador de su última criatura, un grado de perfección extraordinariamente poético.
Su película es un torrente de celuloide exquisito, por dentro y por fuera. Una aventura legendaria cuyo sentido de la épica no emerge de sus aparatosas pretensiones, sino de su demoledor humanismo viajero (en el tiempo y en el espacio) y de su comprensión privilegiada, en clave de cuento de hadas panorámico y exuberante, de los ecos de la condición humana revelada en clave universal y al alcance de todos los públicos. "El curioso caso de Benjamin Button" se escinde, desde el tronco principal de la gran leyenda del gran Benjamin Button, en un collage portentoso de pequeñas historias dentro de la gran historia, de destinos diminutos y completos en la órbita del gran destino de un hombre que ve pasar la vida desafiando en sentido contrario a las agujas del reloj.
Fincher lo borda con idéntica precisión en el dibujo de las trama y las subtramas estirando la profundidad narrativa del relato hacia un nivel de excelencia inhabitual en el cine contemporáneo viajando entre la risa y el llanto, la ternura y la emoción con desarmante soltura. El resultado de semejante alarde de orfebrería cinematográfica es una gigantesca epopeya que coquetea con las convenciones épicas de la gran tragedia, un cuento de tintes legendarios sobre la insoportable levedad del ser en el océano mental del tiempo. Brad Pitt y Cate Blanchett ponen el resto, es decir, un alarde de sensibilidad a flor de piel para sembrar de emociones de carne y hueso la que será sin duda en diciembre una de las grandes películas de este 2009.

3 comentarios:

Oscar Grillo dijo...

Sabes lo tragico de esta historia Inglesa. Es como "The Sun" de Rupert Murdoch, explota la historia para vender mas diarios.

El fan Nº1 dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
El fan Nº1 dijo...

Desde luego como esta el mundo, que barbaridad. Ahora los niños ya tienen niños.Se perderan una etapa tan bonita como la niñez y la adolescencia ya no sera lo mismo, enfin ...